María Luisa vive de alquiler en Barcelona. Anuncia en Airbnb tres de los cuatro dormitorios que tiene disponibles en su apartamento. Por 16 euros, esta mexicana de 23 años ofrece un colchón hinchable donde dormir. Además, pone a disposición su cocina para que los huéspedes puedan desayunar.

María Luisa representa a la perfección la esencia de Airbnb: una plataforma donde particulares ofrecen alojamiento en sus propias casas a otras personas. A su piso suelen llegar turistas, extranjeros o nacionales que quieren pasar unos días en Barcelona y prefieren alojarse en una vivienda antes que pagar la tarifa de un hotel. Ya sea por el precio o por la experiencia. Airbnb se ha convertido en el lugar donde el alquiler de corta estancia alcanza su máxima rentabilidad. En menos de 15 minutos puedes publicar un anuncio de tu casa. Rápido, sencillo y barato.

Zoraida encontró la casa de Roberto en Madrid a través de Airbnb / Dani Pozo

Los comienzos de Airbnb

Todo empezó en 2007 en San Francisco cuando dos amigos no eran capaces de pagar el alquiler. Tiraron colchones hinchables al suelo y ofrecieron alojamiento por 80 dólares la noche. Aquellos amigos se llamaban Brian Chesky y Joe Gebbia y hoy se han convertido en los dueños de una de las compañías tecnológicas con más proyección del mundo. Al igual que ellos, María Luisa confiesa que no puede “alquilar un piso de cuatro habitaciones con un solo salario”.

Han pasado ya ocho años de los inicios de Airbnb. Pero al recordarlos, el máximo responsable de la empresa en España, Arnaldo Muñoz, asegura que “la esencia de Airbnb quiere seguir siendo la misma”.

Lo cierto es que en Madrid y Barcelona cada vez es más difícil encontrar un anfitrión como María Luisa que te reciba, te prepare el desayuno y te ofrezca una cama hinchable. En octubre de 2015, sólo 11 anfitriones de Airbnb ofrecen en las dos grandes ciudades españolas lo que la plataforma denomina Airbed: uno en Madrid y 10 en Barcelona.

El crecimiento de Airbnb a lo largo de estos años ha propiciado un cambio tanto en el modelo de negocio como en la cultura de sus usuarios hacia un perfil más profesional. Y lo que es más llamativo: pone de manifiesto que gran parte de la oferta de alquiler de pisos turísticos en Madrid y Barcelona está fuera de la legalidad.

EL ESPAÑOL ha analizado la oferta de Airbnb en Madrid y Barcelona según los datos publicados por la web Inside Airbnb. Se trataba de conocer el estado del mercado de los apartamentos y las viviendas de alquiler turístico y su situación legal. La plataforma sumaba en octubre de 2015 unos 21.000 anuncios entre Madrid y Barcelona. Estas son algunas conclusiones: